BLOG

Una nueva ley hipotecaria para una nueva época inmobiliaria

martes, 6 de marzo de 2018

A finales del 2017 el Gobierno aprobó una nueva ley hipotecaria con el fin de implantar en la normativa nacional las nuevas directrices europeas en la materia y establecer así un marco regulatorio común. Los objetivos fundamentales que persigue la nueva ley son mejorar la transparencia en los contratos hipotecarios y dotar de mayor seguridad y protección al consumidor, una importante mejora del sistema tanto para los usuarios como para el propio sector hipotecario. ¿Pensando en comprar una vivienda? Consulta nuestro buscador de precio.

 Estas son las principales mejoras que introducirá la ley en el sector:

1.     Más información y más clara: El consumidor deberá recibir por parte de la entidad bancaria que otorgue el préstamo información detallada sobre todas las clausulas incluidas, así como información de los diferentes escenarios posibles a futuro en relación con las letras e función de la evolución de los tipos de interés, al menos siete días antes de la firma del contrato. Además, para evitar desconocimiento en los términos generales la ley permitirá al cliente adherirse a un contrato básico con cláusulas fundamentales.

2.     El notario como aval: Un vez recopilada toda la información el cliente deberá acudir a un notario, cuya consulta será gratuita, quien revisará que efectivamente dispone de toda la documentación necesaria, que la conoce y comprende y que no existen cláusulas abusivas, y lo confirmará mediante acta notarial.

3.     El fin de los productos asociados: La nueva Ley prohibirá que los bancos exijan la contratación de productos vinculados a la hipoteca como tarjetas o seguros de hogar o vida, como condición sine qua non para su concesión, sin embargo, sí podrán exigir un seguro de vida o de protección de pagos pero el consumidor tendrá la opción de contratarlo por separado, aunque podrán ofrecer descuentos en los mismos para hacer atractiva su contratación.

4.     Más protección al consumidor: La nueva ley aumenta de tres letras al impago del 2% del total de la deuda en la primera mitad de la hipoteca, y al 4% de la deuda en la segunda mitad de la misma, para que el banco pueda activar un proceso de desahucio.

5.     Menos comisiones:

a.      Por amortización: La penalización por amortización anticipada del crédito no podrá superar el 4% de lo adelantado (sin contar lo ya pagado) en los cinco primeros años, y queda suprimida para el resto de la vida de la hipoteca.

b.     Por demoras: Las penalizaciones por demora en los pagos de las mensualidades no podrán superar en 3 veces al interés legal del dinero.

c.       Por cambio de entidad, de tipo de hipoteca o de divisa: Tanto si el usuario decide cambiar de entidad o modificar alguna de las condiciones del contrato, como pasar de tipo variable a fijo o cambiar la divisa de la hipoteca, la entidad sólo podrá aplicar una comisión del 0’25% durante los 3 primeros años y del 0% el resto del tiempo de duración del préstamo, y reduce los aranceles notariales y registrales.

6.     Sin pluses por el número de hipotecas vendidas: La nueva Ley prohibirá a las entidades bancarias ofrecer a su personal incentivos vinculados al volumen de contratos hipotecarios firmados.


 ¿Qué te parecen estos cambios en la ley de hipotecas? ¿Crees que son cambios positivos? Te dejamos algunos consejos a la hora de solicitar una hipoteca

Compartir

DESTACADOS